EMPRENDIMIENTO Y CRECIMIENTO ECONÓMICO


El emprendimiento es uno de los principales motores dinamizadores de las economías e impulsores del desarrollo productivo. Esta afirmación está respaldada por innumerables ejemplos en países de todos los continentes del planeta (Nueva Zelanda, Australia, Suráfrica, Finlandia, Bulgaria, India, Japón, Israel, Tailandia, Brasil, Colombia, Irlanda, Chile, México, China, etc.). El tema emprendimiento ha formado parte de las recetas de impulso económico y social productivo de las naciones desarrolladas y, sin excepción, de todos aquellos países que abrazan el progreso como su camino al desarrollo.

Se han realizado innumerables aproximaciones conceptuales, pero desde la visión económica que nos ocupa, el emprendimiento es la capacidad  para identificar y coordinar de recursos productivos al servicio de una idea o innovación con el fin de materializar un negocio. La simple estadística de muchos individuos emprendiendo en una sociedad, habla de la salubridad social y económica de la misma.

El emprendimiento contribuye de un modo fenomenal al bienestar y riqueza de la sociedad.   Algunas consecuencias y energías constructivas que genera la movida emprendedora son: competencia, variedad, selección, cooperación, transformación, evolución, imitación, innovación, avance científico y del conocimiento, entre otras. Estas consecuencias se alcanzan inclusive de manera mucho más eficiente y diversificada que las alternativas propuestas por las teorías económicas clásicas, como lo sería el simple gasto público en infraestructura (romper/rehacer aceras y calles - Keynes) por ejemplo.

En última instancia el beneficiario objetivo del emprendimiento es el propio individuo en sociedad, quién obtiene como resultado la nueva oferta de: productos y servicios, nuevas maneras/procesos de hacer o producir eficientes, generación de nuevos mercados, segmentos y nichos, así como nuevas industrias y fuentes de suministro[1]. En fin, las condiciones para lograr la mayor suma de bienestar y/o felicidad como sociedad, se construyen con el talento, habilidad, capacidad, resistencia y fortaleza, alto riesgo, dinamismo e impacto que genera la voluntad emprendedora de los individuos. Por ello, el emprendimiento ha sido el ingrediente base de las recetas económicas exitosas para masificar el empuje individual y lograr el arranque y crecimiento de la economía de un país.

Ahora bien, ciertas condiciones son indispensables para generar el ambiente y entorno favorable para que surjan, se estimulen y multipliquen los emprendedores en una sociedad: libertad económica y garantía del derecho a la propiedad, políticas y normas afines al tema, instituciones amigables, incentivos tributarios, acceso a Capital de Riesgo (un sistema y tejido robusto de inversión pública - privada de Capital de Riesgo), infraestructura de capacitación, apoyo y acompañamiento (incubadoras, aceleradoras, Parques Tecnológicos), acceso a tecnologías de punta y principalmente, educación sobre el tema.

Por ejemplo, cambiar el paradigma del sistema educativo venezolano enfocado actualmente al empleado para reenfocarlo al emprendedor es imperativo. Actualmente las universidades e institutos educativos gradúan personas empleables. La demanda de puestos de trabajo es altísima  y los sueldos son subcompetitivos porque el mercado esta inundado de técnicos y profesionales. Adicionalmente, los egresados de niveles superiores (especializaciones, maestrías y doctorados) encuentran mucho más atractivos los mercados internacionales para buscar empleo e inclusive para emprender, que el mercado local.

El resto de las condiciones para propiciar el entorno, ambiente y cultura emprendedora son más que necesarios para desarrollar cualquier actividad productiva de alto, medio o bajo impacto económico. Si bien es cierto, que el emprendimiento no es la panacea, la suma de todos los factores que estimulan el consumo, ahorro, inversión y producción es la clave para rescatar, encausar y acelerar el ritmo del crecimiento y desarrollo económico de un país.
En cuanto a las estadísticas de la supervivencia emprendedora, se puede afirmar que de cada 10 iniciativas que nacen y arrancan, subsisten 2. No obstante, el resultado del crecimiento del 20% exitoso sobrepasa con creces el beneficio productivo y la rentabilidad que el otro 80% no pudo alcanzar. Consideremos el número de inversiones de Capital de Riesgo que se tuvieron que haber realizado para encontrar  los casos exitosos: Tucarro.com, Mercadolibre.com, Amazon.com, Google.com, Facebook.com, Twitter.com, etc.

Bajo el supuesto de la ley de los grandes números, se debe invertir en muchos emprendimientos innovadores para lograr el impacto económico que generan los casos “estrellas”. Ello por que el ritmo del crecimiento económico de un país, está íntimamente ligado al número de emprendimientos innovadores “estrellas” que existan en ese país.

Es importante resaltar que de los 8 emprendedores que fracasan en su intento original, 7 reintentarán con más experiencia y empuje que antes. Es un fenómeno cíclico autoalimentado: emprendimiento = crecimiento económico = + emprendimiento

Habiendo leído todo lo anterior, ¿apostarías al emprendimiento como mecanismo productivo individual con impacto en la sociedad y país?

Únete a la conversación, tus comentarios son invisibles a menos que los escribas.


[1] Traducción libre de la visión Shumpeteriana recogida en el paper “Entrepreneurship and Economic Growth: an obvious conjunction? by Marcus Dejardin. University of Namur. Bélgica” www.businessgrowthinitiative.org/.../Entrepreneurship%20and%20Economic%20Growth.pdf. En dicho paper, se refieren 5 casos de actividades innovadoras propuestas por Joseph Alois Shumpeter bajo el concepto: “The carrying out of new combinations” (la materialización de nuevas combinaciones). Eso que Schumpeter define como “desarrollo económico” (Schumpeter, 1963 (1911), p. 66), es más amplio que “crecimiento económico”.

La primera imagen es un gráfico de burbujas sobre la densidad de nuevos negocios u su distribución en el mundo. Fuente: 2008 World Bank Group Entrepreneurship Survey.