¿Por quién votarán los emprendedores en estas elecciones?


Nos encontramos frente a una decisión electoral de trascendencia histórica, y las propuestas que ambos candidatos realizan nos pueden dirigir a rumbos diferentes y opuestos. ¿Por quién debemos votar si estamos emprendiendo o deseamos hacerlo en el futuro?

Tomada de magabrielam en Instagram


En Venezuela, el 15% de la población productiva (18-60 años) declara que está emprendiendo*. Eso es aproximadamente 2.700.000 personas. Suficientes para decidir cualquier elección. En este sentido, es importante precisar cómo están los emprendedores en Venezuela y cómo deberían estar.


¿Cómo estamos? 
Si quiero crear una empresa me tardaré al menos 4 meses y medio por la burocracia**. Registrar una marca puede ser una aventura administrativa de años. Pese a que los servicios básicos, el transporte y las comunicaciones son baratos, su calidad y continuidad nos colocan a la cola del continente. No existe la palabra emprendedor dentro del vocabulario institucional del Estado y Venezuela tiene el único Ecosistema de Emprendimiento sin participación del Gobierno en América.

No existe apoyo ni asesoría para que un emprendedor tenga éxito en el desarrollo de ideas, invenciones y proyectos. Si requiero capital semilla, existe una excelente oferta de microcréditos, pero nadie que me financie la incubación, el desarrollo y lanzamiento de mi iniciativa. La única instancia que invierte capital de riesgo en Venezuela tiene la pag web en construcción hace 9 años ( http://scr.gob.ve/ ). Subsiste una sociedad de capital estratégico para emprendedores tecnológicos, pero no tiene inversionistas, por que en Venezuela "ser rico es malo". Los benefactores y Mecenas desaparecieron. 

Si me decido a arrancar mi negocio y empiezo a contratar un equipo, debo considerar que 1 empleado en Vzla es el más caro de la región en cuanto a pasivos laborales, ya que pesa 2. El acceso a la tecnología es amplio, pero la velocidad de conexión atenta contra la productividad de quiénes emprendemos.

http://www.olabolivariana.org.ve/
wp-content/
gallery/mirada-chavez/
miradachavez_color-06.jpg
Considerando que hay un ambiente generalizado de desprecio a la empresarialidad y tentaciones de hacer mucho dinero muy rápido con el gobierno, se desafia constantemente la honestidad de cualquier emprendedor. Debemos también considerar la odisea de garantizar calidad y continuidad para nuestros productos y servicios, si dependemos de bienes importados o producidos por el Estado. La incapacidad de apoyo de los gremios que existen, la inexistencia de redes de inversionistas ángeles y el minimizado sistema de Capital de Riesgo venezolano, espanta a nuestros emprendedores a otros países como Chile, Colombia, Centroamerica. Por último, debemos incluir el tema inseguridad (violencia) que impacta el consumo individual en una economía, lo cual es absolutamente contraproducente para emprendedores a la hora de estimar la demanda. 

Es importante resaltar que el emprendimiento es el concepto socialista más aplicado como política pública por las economías europeas, ya que implica generación de empleo privado y la "emancipación del hombre" por su propios medios. Como decía Miranda, son los ciudadanos que se paran sobre sus propios pies los que hacen e impulsan a las ciudades***. 

Vemos entonces, cómo nos encontramos en Venezuela en cuanto al entorno, apoyo y estímulos para emprender. ¿Cuál ha sido la excusa para no invertir durante casi una década en la iniciativa privada?


¿Cómo deberíamos estar?
Con reconocer la importancia y el impulso económico que aportan los emprendedores tendríamos un buen comienzo. Fortalecido y pacificado el mercado, surgirán inversionistas nacionales y extranjeros dispuestos a correr riesgos empresariales con emprendedores criollos. Si alcanzaramos una conectividad de avanzada, podríamos impulsar el consumo y la bancarización en el país, con lo cual se ampliaría el mercado y la oferta. Potenciar la formación y capacitación de emprendedores, junto con el debido acompañamiento garantizaría la supervivencia de empresas en sus etapas tempranas de desarrollo. Si pudiéramos crear más empresas más rápido, se multiplicaría el empleo, con el consiguiente aumento de las recaudaciones de impuestos. 

El Estado debe prestar la mayor atención institucional a los emprendedores dinámicos y "gacelas". Serán éstos quiénes multiplicarán el empleo y las innovaciones. Ejemplos: Tucarro.com; openenglish.com, tedexis.com, aprovecha.com, etc. Transparentar y automatizar los procesos de registro marcario estimulará también el crecimiento de marcas y conceptos. 

Tomado de ricardop16 en Instagram
Descentralizar la creación de fondos y sociedades de capital de riesgo, redes de angeles inversionistas, favorecerá el florecimiento de emprendedores exitosos. Imagínense contar con oficinas del Estado en todo el territorio nacional, dedicadas a prestar servicios de guía, inversión y acompañamiento de emprendedores (comerciales, sociales y corporativos). En conclusión, un entorno en el que cualquier venezolano con talento y una idea bien planteada, encuentre en el Estado un trampolin para su éxito.

Vistos los dos plateamientos anteriores, la decisión de los emprendedores en Venezuela frente a las elecciones del 7-O será mayoritariamente a favor del candidato que haya dicho estas palabras clave: "Venezolano: Mi gobierno va a apoyar y acompañar tus emprendimientos".

¿Qué candidato dijo eso?

Carlos H. Brandt
Mentor de Emprendimiento
@chbrandt


* Reporte http://www.gemconsortium.org/docs/671/gem-venezuela-2009-10-report
**http://espanol.doingbusiness.org/
*** http://consultoriaemprendimiento.blogspot.com/2011/05/mi-mensaje-para-emprendedores.html

2 comentarios:

Lorenzo Lara dijo...

Cien por cierto de acuerdo con tus planteamientos, Carlos. Tus argumentos están muy bien fundamentados y los comparto totalmente.
Espero que esta noche o mañana podamos celebrar un resultado electoral que favorezca a los emprendedores...

Eric dijo...

No se como salieron las elecciones en su pais pero en el mio no gano el que estaba por ayudar a crecer los negocios pequeños.